Páginas vistas en total

martes, 23 de abril de 2013

PREMIO MIGUEL DE CERVANTES



El Premio de Literatura en Lengua Castellana “Miguel de Cervantes” es el máximo reconocimiento a la labor creadora de escritores españoles e hispanoamericanos cuya obra haya contribuido a enriquecer de forma notable el patrimonio literario en lengua española.
José Manuel Caballero Bonald ha recibido el premio Cervantes 2012



José Manuel Caballero Bonald es un importante escritor oriundo de España, nacido en la provincia de Cádiz el 11 de noviembre del año 1926. Siempre dentro de la región andaluza, comenzó a formarse a nivel académico tanto en literatura como en astronomía, y fue en su época de estudiante que se acercó a la revista del grupo Cántico, que representó una transición indispensable hacia la Generación del 27. Quizás relacionado con sus raíces cubanas, por parte de su padre, pasó un tiempo en Latinoamérica realizando labores de docencia universitaria e implicándose en el estudio y la investigación de la lengua desde otra perspectiva. Son diversas las muestras de respeto y reconocimiento que ha recibido por su dedicación; además de las casi dos decenas de premios internacionales, tales como el Adonáis y el Federico García Lorca, se ha puesto su nombre a una escuela y una fundación.
De su producción literaria resaltan sus obras de narrativa, con más de treinta novelas, entre las que encontramos "Dos días de septiembre", "La novela de la memoria" y "Luces y sombras del flamenco". De su poesía, destacan los poemarios "Memorias de poco tiempo" y, su más reciente, "Entreguerras", y los poemas "
Ambigüedad del género" y "Somos el tiempo que nos queda".

 

ASPIRACIÓN A LA ALEGRÍA

En mi aposento, asaltado a veces
por el hosco lebrel
de la esperanza, palpando
entre mis manos su vaho turbador,
juzgo ahora
mi propia aspiración a la alegría.

 
¿Podrá existir (digo en la noche)
una palabra, la única
sobreviviente, donde pueda
almacenar mis sueños, defenderlos
de toda vanidad, irlos
purificando en mi interior
tiranía callada, reagruparlos
en una misma fuente igualatoria?

 
Pero estoy solo frente
al llamamiento del mundo: amo
su fundación, vigilo
sus mudanzas, trabajo cada día
en las contestaciones
de mi propia experiencia, junto
mi vida en  un papel.

 
                                Y las palabras,
al borde de ser dichas, próximas
ya a mi sueño, pretenden
suplantarme: soy el azar
que se traduce en vano. (Nadie
puede ser el espejo de sí mismo.)

 
Feliz aquel que nunca
puso nombre a su vida.

 

 
Defectuosa formación del plural

Disfraz, persona unitiva
Lezama Lima

Cuántos días baldíos
haciéndome pasar por lo que soy.


Máscara sin memoria, líbrame
de parecerme a aquel que me suplanta.

Uno solo será mi semejante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario