Páginas vistas en total

domingo, 28 de abril de 2013

28 de abril de 2013

Título:

PLATERO Y YO

 
Autor:

Juan Ramón Jiménez

 
Comentario: Platero y Yo, es una narración lírica de Juan Ramón Jiménez que recrea de forma poética la vida y muerte del burro Platero, es muy célebre su primer párrafo, en el cuál describe detenidamente a Platero mediante una serie de símiles. En 1917 se publicó la edición completa del libro, compuesta por 138 capítulos.

 
Isabel Mª Piernagorda

4º ESO

Comentario: Juan Ramón escribió Platero y yo en su juventud, antes de los viajes, su matrimonio, el exilio y el Premio Nobel. El ámbito de Platero y del poeta es Moguer, las calles, su hermosa casa, la naturaleza casi omnipresente, sus gentes; los vecinos que Juan Ramón conocía de toda la vida con sus motes, sus manías, su habla... Platero nos trae a la mente nuestros pueblos, los días en el campo, el verdor de la primavera, la fruta robada de los árboles que los hortelanos habían cuidado con tanto esmero, el calor de Andalucía, ese modo de ser tan peculiar de cada lugar, nuestras hablas, tan variadas, tan llenas de dichos, expresiones, refranes y adaptaciones. Todo esto lo he encontrado en esas palabras que el poeta ha ido hilvanando, como dejando caer en el texto con la naturalidad del que crea porque nombra las cosas.

Juan Ramón Jiménez nombra las cosas y al nombrarlas las crea y las recrea. Las crea para tantos lectores que nunca han saboreado palabras como azabache, ámbar, aterido, cancela, neblinoso, brevas, orepéndola, chaparro, chamariz, alborozo, arrebolados... tantas y tantas otras que son nuevas a los oídos de nuestros alumnos y de tantos otros no iniciados en el vocabulario de la poesía o del campo andaluz. Juan Ramón las recrea porque nos las hace traer de nuevo a nuestra memoria, palabras que ya no hemos vuelto a usar porque dejamos de comer brevas, de decir alfeizar o aterido porque había gente que no sabía a qué nos referíamos o por la inercia de usar siempre las mismas palabras, no llamar a las cosas por su nombre y seguir así empobreciendo el vocabulario del hablante medio de español.

Encontrarse con Platero y Juan Ramón es un reencuentro con la palabra en su estado más primitivo y a la vez más elaborado. Palabra de arcilla dispuesta a dejarse querer en las manos, en la pluma del poeta.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario