Páginas vistas en total

miércoles, 14 de diciembre de 2016

ENCARNACIÓN. La humanidad y la jovialidad de nuestro Dios



Autor:
Leonardo Boff

Este libro de Boff sobre la encarnación y la Navidad es ya un clásico, sobre el Dios que se hace historia, y nace al raso.

La Navidad nos proporciona la clave para descifrar algunos profundos misterios de nuestra existencia. Los hombres se preguntaban angustiados el porqué del dolor y de la humillación, el porqué de la pequeñez sentida y padecida, qué sentido tiene el sufrimiento de los últimos de la tierra. Los hombres le preguntaban a Dios. Y Dios guardaba silencio. Los hombres buscaban argumentos para eximir a Dios de los desórdenes de la historia. Pero ninguna respuesta podía silenciar las preguntas que nacían de las raíces del corazón dolorido. Ahora, en la Navidad, habla Dios. Y el hombre guarda silencio. Ya no pregunta más. Se limita a escuchar la narración del acontecimiento de la dulzura divina y humana: Dios nació pequeño; Dios se hizo historia; Dios se apellida "pesebre".



"Cuando, en la fiesta de Navidad, proclamamos con inusitada alegría que el Verbo se hizo carne, estamos afirmando que Dios está ahí de un modo absoluto. Que ha venido para siempre. Que se llama Jesús de Nazaret.

Por medio de este Niño dice Dios definitivamente al mundo y al hombre: yo te amo.
Esta palabra de amor divino hecha carne no deja indiferente al mundo, sino que todo en él adquiere un sentido nuevo; no hay nada que sea totalmente absurdo, porque Dios dice: yo te amo.

En nuestra noche se enciende una Luz que no se apaga nunca. Dios dice a nuestra soledad, a nuestras lágrimas, a nuestro consuelo, a nuestras flaquezas: yo te amo.

Merece la pena ser hombre, pues Dios quiso ser uno de ellos. 

Dios no asiste impasible a la tragedia humana, sino que entra en ella, participa y nos revela que merece la pena vivir la vida tal como la vivimos: monótona, anónima, laboriosa y fiel, en esa lucha de hacernos cada día mejores, más exigentes en la paciencia para con nosotros mismos y los demás, fuertes para soportar las contradicciones y sabios para aprender de ellas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario